...sólo lo mejor en puericultura!

PLUS TEST

La prueba más exigente actualmente

El Plus Test somete a la silla a un conjunto de pruebas y esfuerzos distintos a los que tiene en cuenta el ECE-R44/04, notablemente mas riguroso, lo que lo convierten en la prueba mas exigente en la actualidad.

Este test es de cumplimiento voluntario entre los fabricantes y por sus exigencias hasta el momento no existe ningún dispositivo de montaje de cara a la marcha que lo haya superado.

Fundamentalmente son dos los factores que marcan la diferencia: El primero es un crash-test mucho mas exigente. Como en la normativa europea también se realiza a A 50 Km/h pero con una desaceleración de frenado de 38g. contra los 28g. a los que las somete la norma vigente. Esto es así porque se tiene en cuenta la distancia recorrida hasta que el coche se detiene.

El segundo factor, y el más importante, es la medición con precisión de la carga cervical, es decir la fuerza que soporta la zona de cuello y hombros, las vertebras de la zona cervical, en el momento del impacto.

Es que en base a las estadísticas, las lesiones graves en la zona cervical son desgraciadamente muy frecuentes en accidentes y está demostrado que un niño menor de 3 años no puede soportar un esfuerzo cervical mayor a 130 kg. El Plus Test utiliza un dummie Q3 para representar un niño de esta edad y establece el límite permitido de este esfuerzo en los 122 kg.

Ante esta prueba todas las sillas que se montan en sentido de marcha, en las que el niño viaja retenido por el arnés de seguridad, quedan muy en desventaja. La razón es que debido a la posición de cara al frente, en el momento del impacto, las cargas cervicales llegan a ser superiores a los 280 kg muy por encima del valor máximo establecido por el Plus Test.

En el caso de las sillas con tecnología de cojín frontal, aunque mejoran algo el resultado, no llegan al nivel esperado. Las cargas en el cuello se mantienen en el orden de los 200 kg aún mucho mayores que de los 122 kg establecidos como máximo.

En las sillas que se utilizan de espaldas a la marcha, como se ha demostrado en test anteriores, el esfuerzo soportado por el cuello y hombros es muy inferior. Esto se debe a que la inercia del impacto impulsa el cuerpo del niño hacia el interior de la silla, disipando la energía en una gran superficie acolchada. Por esta razón por lo general las cargas en la zona cervical no superan los 50 kg manteniéndose dentro de los márgenes seguros.

Esto hace que varias sillas que se utilizan en sentido contrario a la marcha hayan superado ya con éxito el test. Entre ellas se destacan la silla Minikid de Axkid un modelo muy reciente del fabricante sueco. 

 

Este resumen viene de la página de SillaCocheBebé.com y podéis leer todo el artículo pinchando aquí.